Oración vocacional V de Pascua

Exposición

Proclamemos el reino de la vida,

aclamemos el triunfo del Señor,

celebremos ya todos reunidos

el banquete del Pan y del Amor.

¡Cristo, luz de los pueblos, aleluya!

¡Cristo, luz de los pueblos, pascua y liberación! 


Por todos los caminos de la tierra, llegamos a ti.

Cargados de pesares y esperanzas, te buscamos a ti,

Tu mesa es nuestro mundo,tu pan multiplicaste,

el vino nos alegra el corazón.

¡Cristo, luz de los pueblos, aleluya!

¡Cristo, luz de los pueblos, pascua y liberación!

Inicio

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya 
Himno

Porque anochece ya,
porque es tarde, Dios mío,
porque temo perder
las huellas del camino,
no me dejes tan solo
y quédate conmigo.

Porque he sido rebelde
y he buscado el peligro
y escudriñé curioso
las cumbres y el abismo,
perdóname, Señor,
y quédate conmigo.

Porque ardo en sed de ti
y en hambre de tu trigo,
ven, siéntate a mi mesa,
bendice el pan y el vino.
¡Qué aprisa cae la tarde!
¡Quédate al fin conmigo! Amén.

Primer Salmo

Ant: Resucitó el Señor y esta sentado a la derecha de Dios. Aleluya. 

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Resucitó el Señor y esta sentado a la derecha de Dios. Aleluya.

Segundo Salmo

Ant: Nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo. Aleluya. 

Cuando Israel salió de Egipto,
los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,
el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros;
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,
y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;
colinas, que saltáis como corderos?

En presencia del Señor se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo. Aleluya.

Cántico NT

Ant: Aleluya, Reina nuestro Dios, gocemos y démosle gracias. Aleluya. 

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios, aleluya,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya, aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos, aleluya,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya, aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo, aleluya
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Aleluya, aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero, aleluya,
su esposa se ha embellecido.
Aleluya, aleluya.

Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Aleluya.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Aleluya, aleluya.

Ant: Aleluya, Reina nuestro Dios, gocemos y démosle gracias. Aleluya.

Lectura Bíblica

Cuando salió, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijitos, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judíos os lo digo ahora a vosotros: «Donde yo voy no podéis venir vosotros». Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros».

V/. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

R/. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

V/. Y se ha aparecido a Simón.

R/. Aleluya, aleluya.

V/. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R/. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

Cántico Evangélico

Ant: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado», dice el Señor. Aleluya.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado», dice el Señor. Aleluya.

Preces

Oremos a Cristo, el Señor, que murió y resucitó, y ahora intercede por nosotros.

  • Te pedimos, Señor, por el papa Francisco, los obispos, los sacerdotes y diáconos, para que con la fuerza del Espíritu Santo anuncien con sus vidas al cordero Dios que quita el pecado del mundo.
  • Te pedimos, Señor, por los chicos que se forman en el Seminario Menor, para que, si Dios les llama, tengan la madurez suficiente para decirte «sí», como María.
  • Te pedimos, Señor, por los seminaristas del Seminario Mayor, para estén cada día más unidos a ti y te sigan con generosidad y valentía.
  • Te pedimos, Señor, por la vida contemplativa, para que fiel a su especial consagración, vea enriquecidas sus comunidades con abundantes y santas vocaciones.
  • Te pedimos, Señor, por las vocaciones sacerdotales. Que todos los llamados al ministerio sacerdotal reciban de ti la valentía para responder y perseverar según tu voluntad.
  • Por los frutos de la peregrinación que los seminaristas han concluido hoy. Que sepan aprovechar todas gracias que les has concedido y te sigan con gran amor y fidelidad, a ejemplo de los Santos.
  • Por el seminario y los seminaristas de Getafe, que tan generosamente han acogido a nuestros seminaristas. Dales el ciento por uno, concédeles la perseverancia y numerosas vocaciones.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Final

Señor, tú que te has dignado redimirnos y has querido hacernos hijos tuyos, míranos siempre con amor de padre y haz que cuantos creemos en Cristo, tu Hijo, alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Ven ahora

Ven ahora Santo Espíritu

ven y toma tu lugar.

Somos Sión, Tú eres Rey,

ven y úngenos, Señor.

Ven ahora, ven a mí.

Ubi Caritas

Ubi caritas et amor, Deus ibi est.

Al amor mas sincero

Al amor más sincero,

al Amor sin fronteras,

al Amor que dio su vida por amor

encontré un día cualquiera.

Y a ese Amor tan sincero,

a ese Amor sin fronteras,

a ese Amor que dio su vida por amor

le entregué mi vida entera.

Incensación

Cantemos al amor de los amores,
cantemos al Señor,
Dios está aquí, venid adoradores adoremos
a Cristo Redentor.Gloria a Cristo Jesús,
cielos y tierra bendecid al Señor;
honor y gloria a Ti,
Rey de la gloria, amor por siempre a Ti,
Dios del amor.

Reserva

Laudate omnes gentes,

laudate Dominum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.