Oración vocacional Cristo Rey

Exposición

Pange lingua gloriosi
Corporis mysterium,
Sanguinisque pretiosi,
Quem in mundi pretium
Fructus ventris generosi,
Rex effudit gentium.

Nobis datus nobis natus
Ex intacta virgine,
Et in mundo conversatus,
Sparso verbi semine,
Sui moras incolatus
Miro clausit ordine.

In supreme nocte coenae
Recumbens cum fratribus,
Observata lege plena,
Cibis in legalibus,
Cibum turbae duodenae
Se dat suis manibus.

Verbum caro, panem verum
Verbo Carnem efficit:
Fitque Sanguis Christi merum
Etsi sensus deficit,
Ad firmandum cor sincerum
Sola fides sufficit.

Inicio

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Aleluya 


Himno

A ti, Oh Dios, te alabamos.
A ti, Señor, te reconocemos.
A ti, Eterno Padre,
te venera toda la creación.

A TI, CANTAN LOS ÁNGELES
Y TODAS LAS POTESTADES DEL CIELO
SANTO, SANTO, SANTO,
SANTO, SANTO, SANTO,
EL SEÑOR DIOS DEL UNIVERSO.

Los cielos y la tierra están llenos
de la majestad de tu gloria.
A ti te ensalza el glorioso
coro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el cándido ejército de los mártires.

A ti la Iglesia santa
extendida por toda la tierra,
te proclama Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo y Defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte
abriste a los creyentes el reino de los cielos.
Tú te sientas a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.

Creemos que un día
Has de venir como juez.
Te rogamos, que vengas en busca de tus siervos

A quienes redimiste con tu preciosa sangre.

Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor, y bendice tu heredad.
Sé su pastor.
Ensálzalo eternamente.

A TI, CANTAN LOS ÁNGELES
Y TODAS LAS POTESTADES DEL CIELO
SANTO, SANTO, SANTO,
SANTO, SANTO, SANTO,
EL SEÑOR DIOS DEL UNIVERSO.

Primer Salmo

Ant: Se sentará para siempre sobre el trono de David y sobre su reino. Aleluya. 

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Se sentará para siempre sobre el trono de David y sobre su reino. Aleluya.

Segundo Salmo

Ant: Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. 

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.

Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás.

Grande es el Señor, merece toda alabanza,
es incalculable su grandeza;
una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas.

Alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas;
encarecen ellos tus temibles proezas,
y yo narro tus grandes acciones;
difunden la memoria de tu inmensa bondad,
y aclaman tus victorias.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas;

explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad.

Cántico NT

Ant: En la capa y en el muslo lleva escrito un título: «Rey de reyes y Señor de señores.» A él corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos. 

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: En la capa y en el muslo lleva escrito un título: «Rey de reyes y Señor de señores.» A él corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos.

Lectura Bíblica

Entonces Samuel preguntó a Jesé: «¿No hay más muchachos?». Y le respondió: «Todavía queda el menor, que está pastoreando el rebaño». Samuel le dijo: «Manda a buscarlo, porque no nos sentaremos a la mesa, mientras no venga». Jesé mandó a por él y lo hizo venir. Era rubio, de hermosos ojos y buena presencia. El Señor dijo a Samuel: «Levántate y úngelo de parte del Señor, pues es este». Samuel cogió el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y el espíritu del Señor vino sobre David desde aquel día en adelante.

V/. Tu trono, oh Dios, permanece para siempre.

R/. Tu trono, oh Dios, permanece para siempre.

V/. Cetro de rectitud es tu cetro real.

R/. Permanece para siempre.

V/. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R/. Tu trono, oh Dios, permanece para siempre.

Cántico Evangélico

Ant: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra», dice el Señor.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra», dice el Señor.

Preces

Oremos, hermanos, a Cristo Rey, que es anterior a todo, y en quien todo se mantiene unido:

  • Te pedimos Señor por las vocaciones sacerdotales, por todos los llamados al ministerio sacerdotal; que tu espíritu les conceda la valentía para responder y perseverar según tu voluntad.
  • Te pedimos Señor por el Seminario Mayor, por sus seminaristas, para que, impulsados por el llamado de Jesucristo, atiendan cada día a esta elección y le sigan con generosidad y valentía.
  • Te pedimos Señor por los chicos que se forman en el Seminario Menor, para que, si Dios les llama, tengan la madurez suficiente de decirte sí, como María.
  • Te pedimos Señor por las personas que generosamente contribuyen, de distintas maneras, a la formación de los seminaristas, para que les bendigas y asistas en las decisiones de cada día.
  • Te pedimos Señor por las familias cristianas, en especial las de nuestra diócesis, para que sean cantera de vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa, misionera, contemplativa y matrimonial.
  • Te pedimos Señor para que el camino del Sínodo diocesano, que hemos iniciado, ayude a reavivar la fe y la comunión entre todos los miembros y comunidades de la Iglesia diocesana.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Final

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, haz que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te glorifique sin fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Mi Cristo, mi rey

Mi Cristo, mi Rey, nadie es como tú,
 toda mi vida, quiero exaltar,
las maravillas de tu amor.      
Consuelo, refugio, torre de fuerza y poder,
todo mi ser, lo que yo soy,
 nunca cese de adorar. 
Canta al Señor, toda la creación,
honra y poder, majestad sean al rey                
Montes caeran y el mar rugirá,
al sonar de tu nombre.
Canto con gozo al mirar tu poder     
por siempre yo te amaré y diré,
 incomparables promesas me das Señor.

Jesu Christe in te confido

O Jesu Christe, o in te confido.

Majestad

Majestad, adora a su Majestad.

A Jesús sea honra, gloria y poder.

Majestad, Reino y autoridad,

fluyen del trono, hacia su pueblo.A Él cantad.

¡Aclamad y proclamad el nombre de Cristo!

¡Magnificad, glorificad a Cristo, el Rey!

Majestad, adora a su Majestad.

¡Cristo murió, resucitó y de reyes es Rey!

Incensación

Tantum ergo sacramentum

Veneremur cernui

Et antiquum documentum

Novo cedat ritui

Praestet fides supplementum

Sensuum defectui

Genitori, genitoque

Laus et iubilatio

Salus, honor, virtus quoque

Sit et benedictio

Procedenti ab utroque

Compar sit laudatio

Amen

Reserva

Tu vales mucho más que todo el oro.

Tú eres el aire que respiro,

mi razón, lo primero, lo mejor que me ha pasado.

Mi Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.