Domingo de la Santísima Trinidad

Exposición

Cantemos al amor de los amores

Cantemos al Amor de los amores,
cantemos al Señor.
Dios está aquí; venid adoradores,
adoremos a Cristo Redentor.

GLORIA A CRISTO JESÚS;
CIELOS Y TIERRA, BENDECID AL SEÑOR;
HONOR Y GLORIA A TI, REY DE LA GLORIA,
AMOR POR SIEMPRE A TI, DIOS DEL AMOR.
[BIS TODO]

Vísperas

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya 

Himno

La noche no interrumpe

La noche no interrumpe
tu historia con el hombre.

La noche es tiempo
de salvación.

De noche descendía tu escala misteriosa
hasta la misma piedra donde Jacob dormía.

La noche es tiempo
de salvación.

De noche celebrabas la Pascua con tu pueblo,
mientras en las tinieblas volaba el exterminio.

La noche es tiempo
de salvación.

Abrahán contaba tribus de estrellas cada noche;
de noche prolongabas la voz de la promesa.

La noche es tiempo
de salvación.

De noche, por tres veces, oyó Samuel su nombre;
de noche eran los sueños tu lengua más profunda.

La noche es tiempo
de salvación.

De noche, en un pesebre, nacía tu palabra;
de noche lo anunciaron el ángel y la estrella.

La noche es tiempo
de salvación.

La noche fue testigo de Cristo en el sepulcro;
la noche vió la gloria de su resurrección.

La noche es tiempo
de salvación.

De noche esperaremos tu vuelta repentina,
y encontrarás a punto la luz de nuestra lámpara.

La noche es tiempo
de salvación.

Amén.

Primer Salmo

Salmo 109,1-5.7: El Mesías, Rey y Sacerdote

Ant: Oh verdadera y eterna Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Oh verdadera y eterna Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Segundo Salmo

Salmo 113 A: Israel librado de Egipto: las maravillas del Éxodo

Ant: Líbranos, sálvanos, vivifícanos, oh Santa Trinidad.

Cuando Israel salió de Egipto,
los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,
el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros;
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,
y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;
colinas, que saltáis como corderos?

En presencia del Señor se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Líbranos, sálvanos, vivifícanos, oh Santa Trinidad.

Cántico NT

Apocalipsis 19,1-7: Las bodas del Cordero

Ant: Santo, Santo, Santo es el Señor, soberano de todo, el que era y es y viene.

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Santo, Santo, Santo es el Señor, soberano de todo, el que era y es y viene.

Lectura Bíblica

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

V/. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo, ensalcémoslo por los siglos.

R/. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo, ensalcémoslo por los siglos.

V/. Al único Dios honor y gloria.

R/. Ensalcémoslo por los siglos.

V/. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R/. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo, ensalcémoslo por los siglos.

Cántico Evangélico

Ant: A ti, Dios Padre no engendrado, a ti, Hijo único, a ti, Espíritu Santo Defensor, santa e indivisible Trinidad, te confesamos, con el corazón y con la boca te alabamos y te bendecimos; a ti la gloria por los siglos.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: A ti, Dios Padre no engendrado, a ti, Hijo único, a ti, Espíritu Santo Defensor, santa e indivisible Trinidad, te confesamos, con el corazón y con la boca te alabamos y te bendecimos; a ti la gloria por los siglos.

Preces

El Padre, al dar la vida por el Espíritu Santo a la carne de Cristo, su Hijo, la hizo fuente de vida para nosotros. Elevemos, pues, al Dios uno y trino nuestro canto de alabanza:

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo

  • Te pedimos señor por la Iglesia, para que en ella puedan darse los frutos de la comunión y la unidad y pueda ser así imagen del amor trinitario.
  • Te pedimos señor por el seminario mayor, que nos concedas el celo por cumplir el mandato del Señor de llevar a todos los hombres  el anuncio de la salvación.
  • Te pedimos por el seminario menor, para que tu les concedas la perseverancia y el discernimiento para cumplir tu voluntad.
  • Por los hermanos y hermanas que han recibido en la Iglesia la vocación contemplativa, para que, desde el corazón de la Iglesia sean la voz de tantos hombres y mujeres que, en medio de sus sufrimientos, no saben, no quieren o no pueden rezar. 
  • Te pedimos nos envíes un Obispo según tu corazón que pueda pastorear a la Iglesia que camina en Jerez.
  • Te pedimos señor que  suscites vocaciones sacerdotales para la Iglesia Universal.

Terminemos nuestra oración con las palabras del Señor:

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Final

Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su Unidad todopoderosa. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

Cantos

El Espíritu de Dios está en este lugar

El Espíritu de Dios está en este lugar
El Espíritu de Dios se mueve en este lugar
Está aquí para consolar
Está aquí para liberar
Está aquí para guiar, el Espíritu de Dios está aquí

Quédate en mí
Quédate en mí
Toca mi mente, mi corazón
Llena mi vida de tu amor
Quédate en mí
Santo Espíritu, quédate en mí

Dios es amor

Dios es amor,

Atrévete a vivir por amor.

Dios es amor,

no hay que temer.

Eres tu mi vida

Eres Tú mi vida, no tengo nada más.
Tú eres mi Camino, eres mi Verdad;
seguiendo tu palabra yo caminaré,
mientras tenga aliento, hágase tu voluntad.
No tengo más miedo ya, si conmigo estás
Quédate conmigo Señor.

En ti creo Cristo, nacido de María
Hijo eterno y Santo, hombre como yo.
Vivo entre nosotros, muerto por amor.
Una sola cosa con el Padre, hombre y Dios.
Te espera tu iglesia y sé que cuando
volverás abrirás el Reino de Dios

Eres Tú mi vida, no tengo nada más.
Tú eres mi Camino, eres mi Verdad;
seguiendo tu palabra yo caminaré,
mientras tenga aliento, hágase tu voluntad.
No tengo más miedo ya, si conmigo estás
Quédate conmigo Señor.

Padre de la vida, creemos en Ti.
En Ti esperamos, Hijo Salvador.
Ven entre nosotros Espíritu de Amor.
Tú de mil caminos una iglesia formarás
Y por mil caminos más nos enviarás para
ser semilla de Dios

Incensación

Bendito

¡Bendito, bendito, bendito sea Dios!
Los ángeles cantan y alaban a Dios.
Los ángeles cantan y alaban a Dios.

Yo creo Jesús mío que estás en el alta.
Oculto en la Hostia, te vengo a adorar.
Oculto en la ostia te vengo a adorar.

¡Bendito, bendito, bendito sea Dios!
Los ángeles cantan y alaban a Dios.
Los ángeles cantan y alaban a Dios.

Bendito sea Dios…

Reserva

Nada nos separará

Nada nos separará,
Nada nos separará,
Nada nos separará,
del Amor de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.