II Vísperas XIII Domingo Tiempo Ordinario

Exposición

Pange lingua gloriosi
Corporis mysterium,
Sanguinisque pretiosi,
Quem in mundi pretium
Fructus ventris generosi,
Rex effudit gentium.

Nobis datus nobis natus
Ex intacta virgine,
Et in mundo conversatus,
Sparso verbi semine,
Sui moras incolatus
Miro clausit ordine.

In supreme nocte coenae
Recumbens cum fratribus,
Observata lege plena,
Cibis in legalibus,
Cibum turbae duodenae
Se dat suis manibus.

Verbum caro, panem verum
Verbo Carnem efficit:
Fitque Sanguis Christi merum
Etsi sensus deficit,
Ad firmandum cor sincerum
Sola fides sufficit.

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya 


Himno

QUÉDATE CON NOSOTROS, LA TARDE ESTÁ CAYENDO, QUÉDATE.

1. ¿ Cómo te encontraremos
al declinar el día,
si tu camino no es nuestro camino?
Detente con nosotros;
la mesa está servida
caliente el pan, envejecido el vino.

[ESTRIBILLO]

2. ¿Cómo sabremos que eres
un hombre entre los hombres,
si nos compartes nuestra mesa humilde?
Repártenos tu cuerpo
y el gozo irá alejando
la oscuridad que pesa sobre el hombre.

[ESTRIBILLO]

3. Vimos romper el día sobre tu hermoso rostro, y al sol abrirse paso por tu frente. Que el viento de la noche, no apague el fuego vivo que nos dejó tu paso en la mañana.

[ESTRIBILLO]

4. Arroja en nuestras manos
tendidas en tu busca,
las ascuas encendidas del Espíritu
y limpia en lo más hondo
del corazón del hombre
tu imagen empañada por la culpa.

Primer Salmo

Ant: Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro, y reinará eternamente. Aleluya.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro, y reinará eternamente. Aleluya.

Segundo Salmo

Ant: En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Cuando Israel salió de Egipto, 
los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente, 
Judá fue su santuario, 
Israel fue su dominio. 

El mar, al verlos, huyó, 
el Jordán se echó atrás; 
los montes saltaron como carneros; 
las colinas, como corderos. 

¿Qué te pasa, mar, que huyes, 
y a ti, Jordán, que te echas atrás? 
¿Ya vosotros, montes, que saltáis como carneros; 
colinas, que saltáis como corderos. 

En presencia del Señor se estremece la tierra, 
en presencia del Dios de Jacob; 
que transforma las peñas en estanques, 
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Cántico

Ant: Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

Lectura Bíblica

Del evangelio según San Juan

Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y habían
seguido a Jesús. Andrés encuentra primero a su propio hermano, Simón, y le dijo: «Hemos
encontrado al Mesías» – que quiere decir, Cristo-. Y le llevó donde Jesús. Fijando Jesús su
mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» – que quiere
decir ‘Piedra’-.
Al día siguiente, Jesús quiso partir para Galilea y encontró a Felipe. Jesús le dijo:
«Sígueme.» Felipe era de Betsaida, del pueblo de Andrés y Pedro.

V/.  Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

R/. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

V/. Digno de gloria y alabanza por los siglos.

R/. En la bóveda del cielo.

V/. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

R/. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

Cántico Evangélico

Ant: El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará.

Preces

Adoremos a Cristo, Señor nuestro y cabeza de la Iglesia.

_Te pedimos Señor, por el Seminario Mayor, para que fortalezcas a los seminaristas y les concedas hacer siempre tu voluntad.
_Te pedimos Señor, por el Seminario Menor, para que los jóvenes que forman parte de
este sepan encontrar la vocación a la que los llamas.
_Te pedimos Señor, por aquellas personas que se presentan en estos días a la selectividad y a las diferentes pruebas de acceso, para que, si es tu voluntad, las superen con éxito.
_Te pedimos Señor, por los noviciados las diversas casas de formación de las diferentes
congregaciones, para que, fieles a sus carismas fundacionales, sepan guiar a sus miembros.
_Te pedimos Señor, por los trabajadores, para que mediante la santificación de sus oficios puedan ser sal y luz en sus entornos.
_Te pedimos Señor, por las familias, para que estas sean seno de vocaciones a los diversos estados de la vida cristiana.
_Te pedimos Señor, por los catecúmenos, para que en su vida sepan ser fermento de
futuras vocaciones.

Padre nuestro 

Final

(Sólo sacerdote) Padre de bondad, que por la gracia de la adopción nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Cantos de adoración

Vengo a adorarte

Tú con tu luz a las tinieblas bajaste, gracias a ti pude ver. Por tu belleza aprendí a adorarte y junto a Ti quiero estar.

Vengo a adorarte, vengo a postrarme, vengo a decir que eres mi Dios. Sólo Tú eres digno, eres adorable, tan maravilloso para mí.

Rey y señor, cielo y tierra te aclaman, sólo por tu gran Amor. Humilde a tu creación viniste, pobre te hiciste por mí.

Oh pobreza

Oh pobreza, fuente de riqueza. Señor siémbranos alma de pobre.

Me has seducido, Señor

Señor, no soy nada.
¿Por qué me has llamado?
Has pasado por mi puerta y bien sabes
que soy pobre y soy débil.
¿Por qué te has fijado en mí?

ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR,
CON TU MIRADA.
ME HAS HABLADO AL CORAZÓN
Y ME HAS QUERIDO.
ES IMPOSIBLE CONOCERTE
Y NO AMARTE.
ME ES IMPOSIBLE AMARTE
Y NO SEGUIRTE.
¡ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR!

Señor, yo te sigo, y quiero darte
lo que me pides, aunque a veces
me cuesta darlo todo.
Tú lo sabes, yo soy tuyo.
Camina, Señor, junto a mí.

ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR,
CON TU MIRADA.
ME HAS HABLADO AL CORAZÓN
Y ME HAS QUERIDO.
ES IMPOSIBLE CONOCERTE
Y NO AMARTE.
ME ES IMPOSIBLE AMARTE
Y NO SEGUIRTE.
¡ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR!

Señor, hoy tu nombre, es más que
palabras; es tu voz que  resuena en mi
interior, que me habla en silencio.
¿qué quieres que yo haga por ti?

ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR,
CON TU MIRADA.
ME HAS HABLADO AL CORAZÓN
Y ME HAS QUERIDO.
ES IMPOSIBLE CONOCERTE
Y NO AMARTE.
ME ES IMPOSIBLE AMARTE
Y NO SEGUIRTE.
¡ME HAS SEDUCIDO, SEÑOR!

Incensación

Tantum ergo Sacramentum
Veneremur cernui:
Et antiquam documentum
Novo cedat ritui:
Praestet fides supplementum
Sensuum defectui.

Genitori, Genitoque
Laus et iubilatio,
Salus, honor, virtus quoque
Sit et benedictio:
Procedenti ab utroque
Compar sit laudatio.
Amen

Bendito sea Dios…

Bendición Solemne

Reserva

Laudate Dominum! Laudate Dominum! Omnes gentes Alleluia!

Laudate Dominum! Laudate Dominum! Omnes gentes Alleluia!

1 comentario de “II Vísperas XIII Domingo Tiempo Ordinario”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *