Liturgia Solemnidad de Pentecostés. II Vísperas.

EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO

Pange lingua gloriosi
Corporis mysterium,
Sanguinisque pretiosi,
Quem in mundi pretium
Fructus ventris generosi,
Rex effudit gentium.

Nobis datus nobis natus
Ex intacta virgine,
Et in mundo conversatus,
Sparso verbi semine,
Sui moras incolatus
Miro clausit ordine.

In supreme nocte coenae
Recumbens cum fratribus,
Observata lege plena,
Cibis in legalibus,
Cibum turbae duodenae
Se dat suis manibus.

Verbum caro, panem verum
Verbo Carnem efficit:
Fitque Sanguis Christi merum
Etsi sensus deficit,
Ad firmandum cor sincerum
Sola fides sufficit

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya 


Himno

Primer Salmo

Ant: El Espíritu del Señor llena la tierra. Aleluya.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: El Espíritu del Señor llena la tierra. Aleluya.

Segundo Salmo

Ant: Confirma, oh Dios, lo que has realizado en nosotros, desde tu santo templo de Jerusalén. Aleluya.

Cuando Israel salió de Egipto,
los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,
el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros;
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,
y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;
colinas, que saltáis como corderos?

En presencia del Señor se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Confirma, oh Dios, lo que has realizado en nosotros, desde tu santo templo de Jerusalén. Aleluya.

Cántico

Ant: Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar. Aleluya. 

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar. Aleluya.

Lectura Bíblica

De los Hechos de los Apóstoles

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De
repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa
donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que
se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu
Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que
el Espíritu le sugería. Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de
todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron
desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.
Enormemente sorprendidos, preguntaban: “¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es
posible que cada uno los oímos hablar en nuestra propia lengua nativa?
Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en
Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en
Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos
somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay
cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de
Dios en nuestra propia lengua”.

Responsorio

V/. El Espíritu del Señor llena la tierra. Aleluya, aleluya.

R/. El Espíritu del Señor llena la tierra. Aleluya, aleluya.

V/. Y, como da consistencia al universo, no ignora ningún sonido.

R/. Aleluya, aleluya.

V/. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R/. El Espíritu del Señor llena la tierra. Aleluya, aleluya.

Cántico Evangélico

Ant: Hoy han llegado a su término los días de Pentecostés, aleluya; hoy el Espíritu Santo, se apareció a los discípulos en forma de lenguas de fuego y los enriqueció con sus carismas, enviándolos a predicar a todo el mundo y a dar testimonio de que el que crea y se bautice se salvará. Aleluya.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Hoy han llegado a su término los días de Pentecostés, aleluya; hoy el Espíritu Santo, se apareció a los discípulos en forma de lenguas de fuego y los enriqueció con sus carismas, enviándolos a predicar a todo el mundo y a dar testimonio de que el que crea y se bautice se salvará. Aleluya.

Peticiones

Oremos a Dios Padre, que, por medio de Cristo, ha congregado a la Iglesia.

  • Por la Iglesia diocesana, los presbíteros, nuestro obispo don José y el Papa Francisco…. para que el Espíritu Santo los acompañe e inunde sus almas como lo hizo con el Colegio Apostólico y con la especial y maternal compañía de María.
  • Por el Seminario mayor y menor de nuestra diócesis, para que el
    Señor siga bendiciendo nuestro camino y nos envíe el Espíritu Santo
    como alimento y vida de nuestra alma.
  • Por todos los grupos parroquiales, movimientos y comunidades
    diocesanas, para que en el corazón de sus actividades puedan
    encontrar el verdadero Amor encarnado en la Persona de Jesús y el
    Espíritu Santo suscite generosas vocaciones para la Iglesia
    diocesana.
  • Por todas las víctimas de la pandemia, para que el Señor les envíe el
    Espíritu Santo, Defensor y Consolador de los más afligidos y
    encuentren el consuelo divino.
  • Por todos nosotros y los que nos siguen por los medios en esta
    oración vocacional, para que nos concedas ser luz y fermento en
    medio de esta sociedad, nos des la valentía de anunciar que
    Jesucristo ha Resucitado.

Oración Final

(Sacerdote) Oh Dios, que por el misterio de Pentecostés santificas a tu Iglesia, extendida por todas las naciones, derrama los dones de tu Espíritu sobre todos los confines de la tierra y no dejes de realizar hoy, en el corazón de tus fieles, aquellas mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Cantos de adoración

Ven Espíritu, ven

Ven, Espíritu, ven. Y llénanos,Señor, con tu preciosa unción. (BIS)

Purifícame y lávame, renuévame, restáurame, Señor, con tu poder. Purifícame y lávame, renuévame, restáurame, Señor, te quiero conocer.

Ven Espíritu de Dios

Ven, Espíritu de Dios, y de tu amor enciende la llama. Ven, Espíritu de Amor. Ven, Espíritu de Amor.

El Espíritu de Dios está en este lugar

El Espíritu de Dios está en este lugar. El Espíritu de Dios se mueve en este lugar. Está aquí para consolar, está aquí para liberar, está aquí para guiar. El espíritu de Dios está aquí. (BIS)

Quédate en mí, quédate en mí. Toca mi mente, mi corazón, llena mi vida de tu Amor. Quédate en mí, Santo Espíritu, quédate en mí. (BIS)

Inciensación

Tantum ergo Sacramentum
Veneremur cernui:
Et antiquam documentum
Novo cedat ritui:
Praestet fides supplementum
Sensuum defectui.

Genitori, Genitoque
Laus et iubilatio,
Salus, honor, virtus quoque
Sit et benedictio:
Procedenti ab utroque
Compar sit laudatio.
Amen.

Bendito sea Dios …

Bendición solemne

Reserva

Tú vales mucho más que todo el oro. Tú eres el aire que respiro. Mi razón, lo primero, lo mejor que me ha pasado, mi Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *