VÍSPERAS DOMINGO DE LA ASCENSIÓN

EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO

De rodillas, Señor, ante el sagrario
que guarda cuanto queda de amor y de unidad.
Venimos con las flores de un deseo
Para que nos las cambies en frutos de Verdad:

Cristo en todas las almas
y en el mundo la paz,
Cristo en todas las almas
y en el mundo la paz.

Tiradas a tus plantas las armas de la guerra
rojas flores tronchadas por un ansia de amar
hagamos de los mares y la tierra
como un inmenso altar, como un inmenso altar.

Como estás, mi Señor, en la custodia,
igual que la palmera que alegra el arenal,
queremos que en el centro de la vida
reine sobre las cosas tu ardiente caridad:

Cristo en todas las almas
y en el mundo la paz,
Cristo en todas las almas
y en el mundo la paz.

Vísperas

(se hace la señal de la cruz mientras se dice:)

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya 

HIMNO

Pascua sagrada, ¡Oh fiesta de la luz!,
Este es el día del Señor
Despierta, tú que duermes,
Y el Señor te alumbrará.
Aleluya Aleluya

Pascua sagrada, ¡Oh fiesta universal!,
Este es el día del Señor
El mundo renovado
Canta un himno a su Señor.
Aleluya Aleluya

Pascua sagrada, ¡Victoria de la cruz!
Este es el día del Señor
La muerte derrotada
Ha perdido su aguijón.
Aleluya Aleluya

Pascua sagrada, ¡Oh noche bautismal!
Este es el día del Señor
Del seno de las aguas
Renacemos al Señor.
Aleluya Aleluya

Pascua sagrada, ¡Eterna novedad!
Este es el día del Señor
Dejad al hombre viejo,
Revestíos del Señor.
Aleluya Aleluya

Pascua sagrada, ¡Cantemos al Señor!
Este es el día del Señor
Vivamos la alegría
Dada a luz en el dolor.
Aleluya Aleluya

Primer Salmo

Ant: Subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre. Aleluya.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies».
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora».

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec».

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso, levantará la cabeza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre. Aleluya.

Segundo Salmo

Ant: Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas. Aleluya.

Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo;
porque el Señor es sublime y terrible,
emperador de toda la tierra.

Él nos somete los pueblos
y nos sojuzga las naciones;
Él nos escogió por heredad suya:
gloria de Jacob, su amado.

Dios asciende entre aclamaciones;
el Señor, al son de trompetas:
tocad para Dios, tocad,
tocad para nuestro Rey, tocad.

Porque Dios es el rey del mundo:
tocad con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado.

Los príncipes de los gentiles se reúnen
con el pueblo del Dios de Abrahán;
porque de Dios son los grandes de la tierra,
y Él es excelso.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas. Aleluya.

Cántico

Ant: Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado con él. Aleluya.

Gracias te damos, Señor Dios omnipotente,
el que eres y el que eras,
porque has asumido el gran poder
y comenzaste a reinar.

Se encolerizaron las gentes,
llegó tu cólera,
y el tiempo de que sean juzgados los muertos,
y de dar el galardón a tus siervos, los profetas,
y a los santos y a los que temen tu nombre,
y a los pequeños y a los grandes,
y de arruinar a los que arruinaron la tierra.

Ahora se estableció la salud y el poderío,
y el reinado de nuestro Dios,
y la potestad de su Cristo;
porque fue precipitado
el acusador de nuestros hermanos,
el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche.

Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero
y por la palabra del testimonio que dieron,
y no amaron tanto su vida que temieran la muerte.
Por esto, estad alegres, cielos,
y los que moráis en sus tiendas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado con él. Aleluya.


Lectura Bíblica

De los Hechos de los Apóstoles

El primer libro lo escribí, Teófilo, sobre todo lo que Jesús hizo y enseñó desde
un principio hasta el día en que, después de haber dado instrucciones por
medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había elegido, fue llevado al cielo.
A estos mismos, después de su pasión, se les presentó dándoles muchas
pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles
acerca de lo referente al Reino de Dios. Mientras estaba comiendo con ellos,
les mandó que no se ausentasen de Jerusalén, sino que aguardasen la
Promesa del Padre, «que oísteis de mí: Que Juan bautizó con agua, pero
vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días». Los que
estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es en este momento cuando vas a
restablecer el Reino de Israel?» El les contestó: «A vosotros no os toca conocer
el tiempo y el momento que ha fijado el Padre con su autoridad, sino que
recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis
testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la
tierra.»

RESPONSORIO

V/. Subo al Padre mío y Padre vuestro. Aleluya, aleluya.

R/. Subo al Padre mío y Padre vuestro. Aleluya, aleluya.

V/. Al Dios mío y Dios vuestro.

R/. Aleluya, aleluya.

V/. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R/. Subo al Padre mío y Padre vuestro. Aleluya, aleluya.

MAGNIFICAT

Ant: Oh Rey de la gloria, Señor del universo, que hoy asciendes triunfante al cielo, no nos dejes huérfanos, envíanos desde el Padre tu promesa, el Espíritu de la verdad. Aleluya.

(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Oh Rey de la gloria, Señor del universo, que hoy asciendes triunfante al cielo, no nos dejes huérfanos, envíanos desde el Padre tu promesa, el Espíritu de la verdad. Aleluya.

Peticiones

Aclamemos alegres a Jesucristo, que se ha sentado hoy a la derecha del Padre

  • Por el papa, los obispos, diáconos y sacerdotes, para que con su vida, como buenos pastores, puedan ser ejemplo de amor y entrega, para suscitar nuevas vocaciones para la vida consagrada. Oremos.
  • Por el Seminario Menor, para que pongas en el corazón de sus seminaristas, el anhelo de recibir pronto el Espíritu Santo, y con Él, el deseo de anunciar el evangelio. Oremos.
  • Por el Seminario Mayor, por sus seminaristas, para que, por intercesión de María Auxiliadora, no pierdan de vista la misión que hoy les encomienda Jesucristo: “haced discípulos a todas las gentes, bautizándolos, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Oremos.
  • Por todas, las personas que generosamente contribuyen, de distintas maneras, a la formación de los seminaristas, para que les bendigas y asistas en las decisiones de cada día. Oremos.
  • Por todos los que nos encontramos hoy en esta oración vocacional, para que la Ascensión de Nuestro Señor al Cielo, nos deje el deseo de recibir el Espíritu Santo. Oremos.
  • Por los jóvenes de nuestra Diócesis, para que les pongas en el corazón el deseo de participar de la gracia de la misión y de la evangelización en tu Iglesia. Oremos.
  • Por todas las personas, que durante el confinamiento han estado al frente de la crisis, batallando contra el virus, para que los asistas, en la misión de cada día, les des la alegría y les devuelvas el ciento por uno de lo que han hecho sirviendo a la sociedad. Oremos.

Padre Nuestro

Oración Final

(Sólo el sacerdote) Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

CANTOS DE ADORACIÓN

Vengo aquí, mi Señor

Vengo aquí, mi Señor, a olvidar las prisas de mi vida. Ahora sólo importas Tú, dale tu paz a mi alma. Vengo aquí, mi Señor, a que en mí lo transformes todo en nuevo. Ahora sólo importas Tú, dale tu paz a mi alma. Vengo aquí, mi Señor, a encontrarme con tu paz, que me serena. Ahora sólo importas Tú, dale tu paz a mi alma. Vengo aquí, mi señor, a decir que sí como María. Ahora sólo importas Tú, dale tu paz a mi alma.

Taizé

Nada te turbe, nada te espante. Quien a Dios tiene nada le falta. Nada te turbe, nada te espante, Solo Dios basta.

Me has seducido, Señor

Señor, no soy Nada
¿Porque me has llamado?
Has pasado por mi puerta y bien sabes
Que soy pobre y soy dedil
¿Porque te has fijado en mi?

(ESTRIBILLO) : Me has seducido Señor, con tu mirada. Me has hablado al corazón y me has querido. Es imposible conocerte y no amarte.
Es imposible amarte y no seguirte
. Me has seducido, Señor.

Señor, yo te sigo
Y quiero darte lo que pides
Y aunque hay veces que me cuesta darlo todo
Tu lo sabes, yo soy tuyo
Camina, Señor, junto a mi

ESTRIBILLO

Señor hoy tu nombre es más que palabras
Es tu voz que resuena en mi interior
Y me habla en el silencio
¿Que quieres que haga por ti?

ESTRIBILLO

CANTO DE INCIENSACIÓN

Cantemos al Amor de los Amores
Cantemos al Señor,
Dios está aquí, ¡venid adoradores,
adoremos, ¡A Cristo Redentor!
¡Gloria a Cristo Jesús!
Cielos y tierra, bendecid al Señor,
Honor y gloria a Ti, Rey de la gloria,
Amor por siempre a Ti,
¡Dios del Amor!

Oración: Bendito sea Dios…

BENDICIÓN SOLEMNE

RESERVA

Muevemé mi Dios hacia Ti. Que no me muevan los hilos de este mundo. No, muevemé, atráeme hacia ti, desde lo profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *